Los mosquitos son una plaga muy molesta. En cuanto suben las temperaturas, unido a la humedad propia de este clima, ya tenemos a los mosquitos y como consecuencia, sus picadas.

El mosquito macho no pica, no necesita sangre. El mosquito macho se alimenta de néctar, savia … Son las hembras mosquitos, las que nos pican, ellas necesitan sangre para conseguir una puesta de huevos productiva. La hembra debe alimentarse de sangre de mamíferos, ya que la sangre le aporta las proteínas necesarias para que sus huevos sean fértiles. De ahí, que la hembra mosquito posea una probóscide o larga y delgada trompa, que le permite perforar la piel de los mamíferos, incluyendo a los humanos, para absorber la sangre.

Los mosquitos poseen sensores químicos en sus antenas que les permiten buscar al portador de sangre. Nos localizan a través del dióxido de carbono que emanamos, el olor, temperatura, humedad o el sudor. El sudor de cada persona huele más o menos fuerte dependiendo de la flora bacteriana de nuestra piel y es un olor propio y característico de cada persona que nosotros no percibimos, (algunos sí). Emanar mayor cantidad de dióxido de carbono (a través de la respiración o el sudor), usar desodorante, perfume o alguna loción, y vestir ropas de colores oscuros, te vuelven un objetivo más deseable para los mosquitos. El ácido láctico que emitimos al respirar o a través del sudor también atrae a estos insectos. Las personas más altas y las mujeres embarazadas emiten más ácido láctico y CO2, por lo que son preferidos por los mosquitos.

Los mosquitos constituyen un peligro importante en ciertas zonas geográficas, ya que pueden ser vectores en la transmisión de enfermedades infecciosas.

No dudes en ponerte en contacto conmigo, para cualquier duda que te pueda surgir.

Sobre mí

Valora este artículo

¿En que te puedo ayudar?

  • Control de plagas.
  • Tratamiento de la madera.
  • Fitosanitarios.
  • Eficiencia energética.
  • Tratamiento del agua.

Comentarios. ¡Participa y comenta¡

Más Artículos Relacionados