Podar una palmera

poda palmeraLa poda de la palmera se debe realizar antes de que empiece el picudo su actividad. Entre finales de febrero y principios de marzo, cuando termina el frío. En esta época, el picudo tiene una actividad mínima. De hecho, después de la poda, se debe aplicar el insecticida.

La palmera consigue su mayor apogeo con el mayor número posible de hojas verdes. Cuantas menos hojas se corten, mejor, ya que las hojas nuevas necesitan de la energía de las hojas viejas. Gracias al sistema de regulación, nacen hojas nuevas en la parte más alta conforme se van secando las hojas viejas de la parte más baja de la palmera.

 En función de la especie y tamaño, se podara con una u otra frecuencia.  Si la palmera tiene sus hojas verdes y con aspecto sano, quiere decir que posee suficiente clorofila y que la función fotosintética la realizan correctamente. Con lo que hasta que no empiecen a amarillear, no conviene cortarlas. También debemos fijarnos en aquellas hojas que tengan hongos, puesto que debemos eliminarlas inmediatamente, y evitar que infecten a otras.

 Beneficios de la poda de una palmera:

  1. Evitamos el anidamiento de roedores.
  2. La palmera podada tiene mejor aspecto, más limpia, más verde, cuidada.
  3. Evitamos el riesgo de caída de hojas secas causando daños.
  4. Todo follaje seco conlleva un riesgo en caso de incendio.
  5. Se eliminan hojas enfermas, con lo que se evita la propagación a las sanas.

 La poda empieza en la parte más baja de la copa, y va subiendo en sentido espiral, eliminando las hojas secas a ras del tronco.

Sí tienes palmeras de pequeño tamaño, puedes intentarlas podarlas tú mismo, pero para grandes ejemplares, lo mejor es que te pongas en mano de profesionales. Para cualquier consulta, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

 Gracias por tu confianza!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *