Como prevenir la Legionelosis

 La es una enfermedad causada por la bacteria  pneunophila, en un 90% de los casos, la cual es inhalada al respirar. La Legionelosis afecta a los pulmones, causando neumonía con fiebre alta.

Los síntomas más habituales de la Legionelosis son fiebre, tos fuerte, diarrea, malestar general, dificultad para respirar, aunque a veces se manifiesta con una forma clínica no neumónica, conocida como ‘Fiebre de Pontiac’, cuyo síntoma principal es fiebre elevada.

Es de obligado cumplimiento informar de los casos de Legionelosis que se produzcan a las autoridades competentes. No existe demostración alguna del riesgo de contagio entre personas afectadas.

Medidas para evitar la legionella.

Evitar el contagio por legionella es difícil, ya que esta bacteria se encuentra dispersa en el aire.  A pesar, de que cualquier persona puede infectarse con la bacteria de la legionella, existe un sector de riegos, con mayor facilidad para contraerla, y lo que es peor, con mayor dificultad para recuperarse de la legionelosis, como son personas con problemas respiratorios, fumadores, de edad avanzada, etc.

Es muy importante, acudir al médico al menor síntoma o indicio, ya que la Legionelosis tratada en una fase de inicio o temprana, no tienen porque conllevar peligro, siempre y cuando el enfermo no tenga otros problemas respiratorios o de salud. La Legionelosis es una enfermedad que puede llegar a ser mortal, si no se trata a tiempo, y/o porque el enfermo sufra de otros problemas de salud.

Si después de leer esto, tienes alguna pregunta, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Gracias por tu confianza.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.